Stereotips

Banda Sonora OriginalPopClásicaAuxiliarGlosariostereotips@ferrancruixent.com
7 de septiembre de 2007

Luciano Pavarotti (1935-2007) (cast)

Cinco motivos para una despedida // Clásica
1 comentarios



Escucha y mira con atención este video:


‘E lucevan le stelle’ de la ópera ‘Tosca’ de Puccini.


Muy bien. Pavarotti era un genio. Era posiblemente el mejor tenor después de Enrico Caruso. ¿Pero por qué?

1.
Primero de todo su voz tenía la capacidad de mantener el mismo timbre en todos los registros y en todas las dinámicas.
No hay ni un solo momento donde se pierda su voz, donde deje de hacerse inteligible. Estamos habituados a tenores que necesitan exagerar su interpretación para suplir esta carencia. y dejamos de entender el texto y la música, para oir un baladreo incontestable.

2.
En segundo lugar la afinación. Si te fijas, Pavarotti tiene un vibrato muy ligero que hace que puedas entender la nota que canta. No se esconde detrás de la exageración tímbrica y pesada. Esto contribuye a que puedas escucharlo horas seguidas sin cansarte. Porque se hace entender.

3.
En tercer lugar la interpretación musical. Frasea a la perfección las melodías que canta, las vive, las revive y las reinterpreta. El resultado sonoro coincide con la expresividad que le ves en los ojos. La agógica es equilibrada y posee un gusto exquisito, coherente y sincero.

4.
En cuarto lugar el teatro. Si te fijas actúa con absoluta economía de gestos. Da lo justo y necesario, completa su interpretación musical con los movimientos adecuados.

5.
Por último lo más importante. Sabía escuchar. Normalmente en este tipo de arias la melodía del solista la resigue otro instrumento, ahora el clarinete, ahora los violines, y por tanto la sincronización es en estos momentos fundamental. No se puede cantar y pensar: ‘-ya me seguirán’.
¿Cuántos ‘divos’ hacen ir de culo a los directores?


Pavarotti no era ningún farsante. Pavarotti controlaba. Y mucho. Controlaba la técnica vocal, la afinación, la interpretación musical, la gesticulación teatral y lo que la orquesta hacía. Era coherente con todo lo que hacía. Era creíble. No tenía prisa por ‘demostrar’ todo lo que sabía, no dejaba que la vanidad humana ensuciara la verdadera Música. Parecía que no le costase nada, dando relax a su público, que nunca sufría porque le fuera a fallar la voz...

Tomémosle, por favor, no como un mito banal, sino como una referencia en profesionalidad y amor a la MÚSICA.


Pavarotti, qué suerte de poder estar tan cerca de la Verdad.




» 1 Mensaje


  • 1. oana
    08/11/2007 - 14:09

    te emocionavas al escuchar una cancion suya


2006-2007 | Stereotips usa SPIP [software libre distribuido bajo licencia GPL]